jueves, 31 de diciembre de 2009

Resacoso despertar (puta luz)


La luz tenue que se escurría entre las sucias cortinas de mi cuarto fueron suficiente para acabar con el mal sueño resacoso que estaba arrastrando. Intenté tragar saliva, pero me fue imposible, tenía una suela de zapato por lengua y noté cómo el cansancio empezaba a apoderarse de mí. Conseguí abrir los ojos y cada momento era peor. La ropa tirada, llena de barro o eso esperaba que fuera, y una botella de vodka a medio terminar encima de mi mesa. Por lo menos tengo desayuno, pensé.

Horas de vaguedades más tarde, logré levantarme y llegar a la cocina, intentando huir como podía de la claridad que intensificaba los enanos en mi cabeza que me clavaban sus diminutas pero afiladas uñas. Abrí la nevera en vano, miré por todos lados y apenas quedaba un trozo de pan mohoso pero que no dudé en tragar e intenté beber del grifo pero el agua estaba o, me la habían, cortado.

Sin gente a mi alrededor, sin llamadas ni citas esperándome, me decidí por perder un día de vida por culpa de una mala noche y resegré agónicamente hasta la cama. Al dejarme caer sentí como un globo en mi estómago acababa de reventarse dejando salir un cúmulo de comida basura a medio digerir y caducada, pero pude aguantar los pocos reflejos restantes en mi cuerpo y escasamente me inmuté de regresarlos a mi penosa cama.

Volví a pensar como solía hacerlo en estas circunstancias, de un modo en el que no existen las influencias sociales o simplemente es el efecto de la resaca, pero llegué a la conclusión de que iba a malgastar un día de mi existencia, un día que podía haber utilizado para salir a echar la lotería y que me tocara un buen pellizco, conocer a la mujer de mi vida o comenzar a practicar algo de deporte pero no, ese día iba a estar destinado a maldecir los efectos del alcohol y alguna que otra droga sobre mi cuerpo.

Mientras me quedaba profundamente dormido hasta la mañana siguiente, empecé a pronunciar unas débiles palabras pero que para mí iban a ser el cambio hasta desgraciadamente la próxima resaca: ¿He conseguido que mejorara mi vida de este modo?

2 comentarios:

D.A. dijo...

Inmerso en una resaca comienzo a seguirte mientras vocifero el apocalipsis final de todas las resacas de la Humanidad...

Un saludo ;=)

Elektra dijo...

Quizá es que no haya que plantearse nada. Si lo piensas sólo generarás más dudas. Así que en momentos de drogas y alcohol, mejor quedarse uno quietecito. Te lo digo yo ;)